Comunicación afectiva

Buda, explicaba que  había tres cosas que envenenan el Alma:

“El Apego”

“El Rechazo”

“La ignorancia”..

“El Apego”

Es hijo de la obsesión y la soberbia. Se basa en el aferramiento, en sentirnos especiales por ser dueños de las cosas y de las personas, de los grupos de trabajo, de los amigos, de los hijos, de la pareja, hasta de los lugares por donde andamos y estamos. El lenguaje del apego se basa en pensamientos como “es mío”, “me costó”, “no lo comparto”; en el querer tener control de las situaciones y las experiencias, incluso, en justificaciones basadas en reclamos como “ya ves”, “no entiendes”, “sólo tu me haces esto”, etc. 

El apego, nos lleva a experimentar sentimientos como la envidia, el interés, la ambición, el orgullo, el rencor y el resentimiento; nos lleva a tomar actitudes chantajistas, a sentir celos, a obsesionarnos con el conflicto, y a ejercer manipulación. Todas estas manifestaciones, son un buen termómetro para medir el apego que existe en nosotros. No queremos que nadie nos quite lo que creemos que nos pertenece, esa “fuente” de la felicidad, cuando en realidad, lo único que tenemos es lo que habita de la piel hacia dentro, el espíritu; claro, también nos pertenece el cuerpo, pero solamente mientras estemos vivos. El día que trascendemos tampoco es nuestro. Es necesario recordar que el cuerpo es finito, pero el ser, es infinito.

Así funciona nuestra mente, porque desde niños, nos enseñan a que depender de alguien para todo, y poseerlo, es el camino a la felicidad y a la autentificación de uno mismo. Creemos que el amor, es el deseo de tener algo o a alguien que nos valide y complemente, que nos haga sentir especiales, cuando en realidad, el amor se basa en disfrutar de dar, y en aprender a aceptar lo que recibimos, lo que es, tal cual es. En pocas palabras, el amor es el saber dar y el saber recibir.

El apego es fuente del sufrimiento, porque ignoramos la Primera Gran Noble Verdad:

“Todo Es Impermanente”.. Y si las cosas son impermanentes ¿Qué sentido tiene que nos aferremos a algo que estamos seguros que se va a ir, que va a terminar? 

El apego te dice “es sólo para mí” o “¡es mío!”, “no puede ser de nadie más”, “sólo me mintió”, “me engañó”, “me dejó”, y creemos que es la voz del amor, cuando en realidad, el verdadero amor te dice: “le deseo bienestar”, “que sea feliz”, “que aprenda lo que no tenía que aprender conmigo”, “que sea una mejor persona y contribuya al mundo”, “que se ame y ame aunque no esté o sea conmigo”. 

👉🏼 “Que Yo lo haré en mí”👈🏼

El apego es la principal fuente del sufrimiento. 

Un buen ejercicio, es quitar del lenguaje toda palabra de posesión que sea dictada por la mente, después comenzar a soltar el deseo al objeto o la persona, apreciarlo como es y dejar que sea, busque y encuentre, viva y aprenda, enseñe y reciba, y de ahí, saber dar y recibir lo que me hace bien, y lo que me invita al amor. La clave está en hacer lo mismo por mí, ¡ojo! el camino de la infidelidad o deslealtad no es desapego ni buscar la verdad. Es mejor ser honestos porque ya no sentimos las ganas de amar, que engañar. Porque debes saber que el amor por sí sólo no se acaba, uno mismo lo hace o nos alejamos.

“El Rechazo”

Te has preguntado, ¿qué nos lleva a la ira y al enojo? Es sencillo, el querer que algo no exista, querer apartar algo de nuestra vida, en pocas palabras, no aceptar a las cosas, a los sucesos ni a las personas como son, y luchar por querer hacerlas como queremos que sean;  así, hagamos lo que hagamos, eso que nos molesta y repelemos, va a estar ahí de una u otra forma hasta que aprendamos. El lenguaje del rechazo, se basa en la frialdad del enojo, “aléjate de mí”, “tú tienes la culpa”, “¿no te das cuenta?”, “¿Ya ves? ¡por no hacerme caso!”, “Me hieres”, “sólo tú me lastimas”, “eres lo peor”, “eres..”, etc.

Entonces, te pregunto ¿sirve de algo huir, alejarte, rechazar, culpar, etiquetar, bloquear, ser indiferente o frío?, ¿sirve de algo negar o accionar negativamente? ¿oler todo mal?, ¿pensar en que recibes mensajes para alejarte más y asesinar a lo que mueve al mundo y a toda su existencia?… el amor; si no fortaleces la musculatura del corazón, entonces, ¿dónde quedan tu compasión, comprensión, bondad, ternura, empatía y amor?. 

Cuando aceptamos que todo es perfecto tal cual es, y que nada poseemos, es cuando comenzamos a trabajar en nuestro ser, en hacernos responsables de  nuestra verdadera evolución, contemplándonos como seres completos, evolutivos, listos para hacer y decir las cosas desde el amor.

Ahora piénsalo bien, tal vez te moleste tu pareja, pero lejos de entrar en conflicto, lo que debemos hacer es averiguar en nuestro interior “¿Por qué me causa tanta molestia?”, “¿Qué cosas estoy proyectando en ella que son mías y que NO PUEDO ELIMINAR?”, vas a tener que aprender a convivir con ellas y a trascenderlas, para darte cuenta que son un reflejo tuyo y saber exactamente qué expresas.  

El rechazo es la otra fuente del infinito sufrimiento, es hijo del odio y de la ira.

“La ignorancia”

Es hija del miedo y de la inconsciencia. 

Desconocer las leyes universales. Desconocer que si haces daño, ese daño de alguna manera volverá a ti. 

Ignorar la ley del karma, y en general, no conocer las enseñanzas del verdadero Ser, constituyen un veneno muy poderoso que alimenta a tu inconsciencia.

Muchos pensamos “Aquella persona me cae mal, le voy a hacer daño”, sin percatarnos que en realidad, estamos firmando nuestra propia sentencia. Ese daño que hacemos lo vamos a recibir indefectiblemente de muchas maneras, principalmente manifestándose como enfermedades.

El lenguaje de la ignorancia se basa en la duda, el miedo, en pensamientos pesimistas como “todo me sale mal”, “soy tonto”, “me lo merezco”, “no puedo”, “no creo que sea para mí”, “mejor no me muevo”, “me quedo en mi zona de confort”.

La única forma de quitar el espejismo del sufrimiento, es poniéndonos en acción, y por supuesto, en manos del amor. Sí, sólo amando, contribuyendo, dando y aceptando, soltando el deseo, la necedad y el miedo; solamente sosteniendo la afectividad y el aprendizaje de toda experiencia y de cada ser en el eterno presente.

Llegó la hora de despertar a #LaEraDeLaExpresividad

Comienza a hablar con la inteligencia del corazón. Con y desde el amor. 🤗💛

#DiloConamor #EraDeLaExpresividad #ComunicaciónAfectiva #PowerOfVoice


¿Quieres entrenarte conmigo con el sistema en comunicación consciente más completo y poderoso de todo el mundo?

¿Te gustaría ser un mensajero consciente y un comunicador estratégico?

Logralo con la técnica que te conecta contigo para transformar tu expresividad y contribuir a un mundo más expansivo….

👉🏼💛 https://bit.ly/3cYWKzg 🤜🏼🤛🏼


Leave a Reply

Your email address will not be published.